Tag Archives: poder

Está en tus manos infundir vida o promover la muerte

15 Oct

Esta parábola de la vida de la mariposa se encuentra reseñada en diferentes blogs, artículos, libros, videos y otros; habla de un grupo de intrépidos estudiantes que buscan poner en entredicho la sabiduría de su maestro, para lo cual hacen que uno de ellos tome una mariposa viva en sus manos y planean hacer que el maestro les responda si dicha mariposa está viva o muerta; en caso de que responda que está viva, basta con que cierre su puño para demostrarle que estaba completamente equivocado, en caso de que responda que está muerta, basta con que la liberen para que salga volando. En ambos casos pondrían en entredicho a su maestro, sin embargo se encuentran con que su maestro les responde: “la vida de esa mariposa está en tus manos, puedes decidir si vive o muere”.

Esta parábola me sirve para relatarles algo que he cuestionado por bastante tiempo y es el supuesto poder que tienen los maestros en sus salones de clase, los jefes, gerentes u otros que se relacionan continuamente con otros subordinados y hasta los mismos padres y madres.

De la forma en que ejerzan su poder pueden construir verdaderos aprendizajes en los otros o pueden negarles la posibilidad de cambio y desarrollo que se supone debería darse naturalmente en estos espacios de interacción. ¿Quién de ustedes ha presenciado la escena de un docente, quien creyendo que tiene el derecho conferido por su poder en el salón de clase, de humillar a un estudiante, no me refiero sólo al hecho de señalarle su error (con eso bastaría) sino a incluir gritos, ofensas y maltratos que hacen que dicho estudiante pierda el respeto, poco o mucho, que tenía hacia su docente? Hemos sido varios.

¿Quién ha presenciado escenas en un espacio laboral en el que un compañero de trabajo, al que se le ha conferido cierto poder para organizar las funciones de otros, se siente en todo el derecho de humillar a otros, impedir su derecho a expresarse y corregir su error?

No permitan que otros les pierdan el respeto porque sencillamente se les ha subido el poder a la cabeza, más allá del rol que tenemos en el trabajo, en el estudio y en nuestra misma familia, estamos interactuando con seres humanos, a quienes podemos aniquilarles sus sueños, motivaciones y deseos de ser mejores. El respeto debe primar en toda interacción humana.

Anuncios